Un mundo en ebullición

Santos, pecadores, amantes y tontos guía de accesibilidad

La guerra asoló a Europa a fines del siglo XVI. El conflicto entre los Países Bajos y España se extendió desde 1568 hasta 1648: casi un siglo de matanzas, saqueos y destrucción. Decidido a mantener bajo su dominio a los ricos territorios del norte, el rey español Felipe II envió a su hija favorita, la infanta Isabel, con su esposo el archiduque Alberto, a gobernar la rebelde región.

Ambos utilizaron la fe católica en el intento de reunificar sus fragmentadas provincias. Pintores como Peter Paul Rubens y Anton van Dyck comprendieron mejor que nadie el papel que las artes visuales podían tener en esa agenda. Sus pinturas sensacionales y poéticas abrumaban a los visitantes y fomentaban fuertes reacciones emotivas ante las escenas religiosas. Podían conmover hasta las lágrimas.

A fin de cuentas, nada de esto sirvió. En 1648, con la Paz de Westfalia y el fin de la Guerra de los Ochenta Años, los Países Bajos se separaron formalmente en dos. El norte fue reconocido como república independiente de fe protestante, muestras que el sur permaneció católico y bajo el dominio español.

Geluk en glas breken vlug

La fortuna y el cristal se quiebran rápidamente

Anthony van Dyck
South Netherlandish, 1599–1641
Mary, the Christ Child, and Saint John
About 1627–30
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

Cuando pintó esta obra, Anton van Dyck había regresado a Amberes luego de estadías en Inglaterra e Italia. Sus conmovedoras imágenes religiosas, como esta, comunicaban un catolicismo emotivo destinado a impresionar al observador y, básicamente, a reforzar el apoyo a los devotos oficiales españoles.

Peter Paul Rubens
South Netherlandish, 1577–1640
A Sailor and a Woman Embracing
About 1615–18
Oil paint on panel
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image Credit Line: © The Phoebus Foundation, Antwerp

En esta escena aparece una pareja incompatible, tema popular de la época. Si bien las intenciones del marinero son evidentes, la media sonrisa de la mujer introduce un elemento de ambigüedad. ¿Será que acepta o que rechaza los avances del hombre? ¿Tendrá algún otro motivo? Sea cual sea la respuesta, el artista parece deleitarse en nuestro desconcierto.

Jacob Jordaens
South Netherlandish, 1593–1678
Holy Family with an Angel
About 1625–26
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

111. Jacob Jordaens, Sagrada Familia con un ángel, c. 1625

0:00 0:00
100

Narradora: Es el ala del ángel la que delata la realidad: no se trata de un retrato habitual de un bebé recién nacido con su familia. Bueno, quizá también las cuentas del rosario y el racimo de uvas que simboliza la misa católica. Así que... este bebé es el Niño Jesús, sentado en el regazo de María, mientras su esposo José le sonríe.

Katharina Van Cauteren: Y observe sus manitas: sigue siendo conmovedor, incluso después de todos estos siglos.

Jacob Jordaens debe haber sido un verdadero y cariñoso hombre de familia. En este cuadro, utiliza a su esposa y a su hijo pequeño como modelos para esta imagen tan conmovedora de la Sagrada Familia. Y como Jordaens era uno de los pintores más importantes de Amberes, la gente sin duda lo sabía y los reconocía. No se trata de santos lejanos. Son personas comunes como usted y como yo. Incluso miran al espectador, como si estuvieran diciendo, “ven y acompáñanos en nuestros momentos íntimos de oración”.

En el siglo XVI, los Países Bajos quedaron destrozados debido a este amargo conflicto religioso.

Narradora: La recién aparecida fe protestante estaba ganando terreno.

Katharina Van Cauteren: Y se suponía que el arte les haría volver a la buena fe católica. Para ello, la empatía era crucial y, en esta pintura, Jordaens cumple esa misión.

Jacob Jordaens
Flemish, 1593–1678
Serenade
About 1640–45
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

Un grupo de músicos da una serenata a una joven. Jacob Jordaens ha trastocado aquí un conocido refrán. Normalmente, el dicho “como cantan los viejos, así tocan los jóvenes” sugiere que los niños siguen el ejemplo de sus mayores. Sin embargo, en la pintura de Jordaens, los adultos tocan su flauta siguiendo al niño que canta.

Además, el artista se ha incluido en el grupo. Es la figura de mejillas coloradas en el centro. El niñito del primer plano es el hijo del pintor, y la joven es su esposa, o quizás su hija mayor.

Sebastiaen Vrancx
South Netherlandish, 1573–1647
The Battle of Leckerbeetje
About 1600
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

El teniente Leckerbeetje (oficial de caballería al servicio del rey de España) se ofendió por lo que percibió como una falta de respeto por parte de Pierre de Bréauté (capitán al servicio de la República Holandesa), y decidió resolver el asunto mediante un duelo colectivo, algo que no se veía desde la Edad Media. Leckerbeetje resultó muerto junto a numerosos camaradas y enemigos —inútil tragedia que comenzó con un insulto trivial—.

Peter Paul Rubens
South Netherlandish, 1577–1640
The Adoration of the Magi
About 1606
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

112. Peter Paul Rubens, Adoración de los Reyes Magos, c.1606

0:00 0:00
100

Narradora: En este cuadro, Peter Paul Rubens saca de su caja de herramientas el dramatismo, el movimiento y la emoción para dar vida a la historia del Niño Jesús y los Reyes Magos. Una brillante luz desciende desde arriba para llevar nuestra atención hacia Cristo, que se vuelve hacia la tierna mirada de su madre. A sus pies, el Rey Mago de más edad se arrodilla con los ojos cerrados en silenciosa adoración. El cuadro anima a los espectadores a sentirse de la misma manera: emocionados, con su devoción cristiana reforzada.

Katharina Van Cauteren: El cuadro resulta, en realidad, muy abrumador. Es tan pequeño, pero tiene bastante fuerza.

Narradora: Rubens pintó la escena hacia 1606, siendo un joven artista en Italia. Allí aprendió a crear imágenes que apelaran a los sentimientos de los espectadores, pero también a transmitir mensajes políticos y religiosos convincentes, como, por ejemplo, esos Reyes Magos.

Katharina Van Cauteren: En realidad, también encarnan los cuatro continentes, lo que, por supuesto, es también una declaración política y religiosa: el cristianismo ya está presente en todos los rincones del mundo. Si se fija en el pequeño ayudante de la izquierda, él representa América como un nuevo continente.

Narradora: Esta capacidad de dotar a un cuadro de diferentes capas de significado atrajo a los numerosos mecenas de la realeza de Rubens. Entre ellos se encontraban los archiduques Alberto e Isabel, que lo contrataron en cuanto regresó a Flandes desde Italia.

Michaelina Wautier
South Netherlandish, 1604–1689
Everyone to His Taste
About 1650
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

Hubo pocas mujeres pintoras en el siglo XVII, y su formación en general se limitó a bodegones florales, género que no se consideraba muy importante. Sin embargo, Michaelina Wautier superó esas restricciones y pintó retratos, temas mitológicos y escenas de género. Esta pintura de un niño que trata de arrebatar un huevo cocido a otro representa el refrán popular “a cada uno lo suyo, pero es mejor compartir”.

Anthony van Dyck
South Netherlandish, 1599–1641
Saint Sebastian
About 1627–32
Oil paint on canvas
The Phoebus Foundation, Antwerp
Image © The Phoebus Foundation, Antwerp

San Sebastián era un soldado del ejército romano. Se convirtió al cristianismo en tiempos en que estaba prohibido, y fue condenado a morir. Lo traspasaron de flechas, pero según el relato, Dios intervino, y Sebastián sobrevivió. Observe los angelitos: parecen preocupados y tienen los ojos enrojecidos de llorar. Al mirar la pintura, se supone que el dramatismo de esta impactante escena nos conmueva a nosotros de igual manera..

113. Anthony Van Dyck, San Sebastián, c. 1627-1632

0:00 0:00
100

Narradora: Atravesado por flechas por los torturadores romanos enfurecidos por su fe cristiana prohibida, San Sebastián se recuesta contra un árbol. Su cuerpo, que nos recuerda al de Cristo bajado de la cruz, emerge de las tinieblas, bañado en la luz divina. Y sus ojos parecen girar hacia atrás como si estuviera a punto de morir.

Es una escenificación increíblemente teatral, que resulta aún más electrizante por la habilidad del artista que la pintó. Anthony Van Dyck, al igual que Rubens, fue un arma para los archiduques católicos de Flandes en su lucha contra la expansión del cristianismo protestante. El protestantismo amenazaba no solo su fe, sino, en última instancia, su propio gobierno.

Katharina Van Cauteren: Y, por supuesto, los archiduques empiezan a utilizar el arte con inteligencia. De modo que, en primer lugar, dan muchos encargos a artistas como Rubens, Van Dyck y Jordaens, porque ellos, como nadie más, sabían cómo conmover a los espectadores, llegar hasta ellos emocionalmente, utilizando estos inteligentes trucos visuales. Me gusta compararlos con los cineastas: ellos pulsan el botón de pausa en la escena más crucial. Y entonces se nos eriza la piel pensando, ah, ¿qué está pasando aquí?, y mira esto, y ahora ¿qué va a pasar? Así que el resultado es que los archiduques sí que restablecen su poder y, siglos después, el núcleo del territorio archiducal evolucionará hasta lo que es la actual Bélgica.

Saints, Sinners, Lovers, and Fools: 300 Years of Flemish Masterworks is co-organized by the Denver Art Museum and The Phoebus Foundation, Antwerp (Belgium). It is presented by the Birnbaum Social Discourse Project. Support is provided by the Tom Taplin Jr. and Ted Taplin Endowment, Keith and Kathie Finger, Lisë Gander and Andy Main, the Kristin and Charles Lohmiller Exhibitions Fund, the Samuel H. Kress Foundation, Christie's, the donors to the Annual Fund Leadership Campaign, and the residents who support the Scientific and Cultural Facilities District (SCFD). This exhibition is supported by an indemnity from the Federal Council on the Arts and the Humanities. Promotional support is provided by 5280 Magazine and CBS Colorado.