De París a Hollywood

Seccion 3

Admirada por los modistos

Los padres de Véronique prepararon el camino para que se convirtiera en una parisina de moda. Su padre era arquitecto y su madre, rusa, era artista. Como reportera del periódico France-Soir, Véronique estaba al día en asuntos de política y ciencia, así como en las últimas tendencias en el teatro, la literatura, el arte y la gastronomía. Cuando se convirtió en la Sra. Peck, las casas de alta costura estaban impacientes por vincularse con la prestigiosa esposa de un actor tan querido. Por esta razón, Véronique pudo adquirir, de vez en cuando, el prototipo original creado por el modisto y que se había lucido en la pasarela del desfile de modas.

Décadas de estilo

A lo largo de décadas, el estilo de Véronique fue tanto clásico como au courant (del momento). Era consciente y seguía la evolución de las tendencias de la moda y la cultura. En la década de 1950, fue fiel a la refinada costumbre de “un atuendo para cada ocasión”: ropa deportiva para los momentos de ocio, trajes sastre para el día en la ciudad y elegantes vestidos cortos para la hora del cóctel. En la década de los sesenta, se entusiasmó con los vivos colores inspirados en el arte pop, como se ve en los diseños gráficos de Saint Laurent o Givenchy. Asimismo, Véronique personificó la actitud dolce vita de Emilio Pucci con sus icónicos estampados. Durante los setenta, favoreció el estilo jet-set de Thea Porter, que diseñaba vestidos fluidos cosidos con telas compradas por la diseñadora en sus viajes por Oriente Medio. En los años ochenta, Véronique vestía trajes sastre, símbolos de la poderosa mujer moderna.

Calzado

La colección de zapatos de Véronique incluye varias marcas famosas, como Charles Jourdan, Valentino y Halston. Entre ellos destacan los tacones de aguja con forma de “coma”, tan característicos del maestro diseñador Roger Vivier. Las botas de montar ejemplifican el estilo de Yves Saint Laurent.

Bolsos de mano

Entre las favoritas de Véronique se encontraban las elaboradas por empresas de cuero emblemáticas como Fendi, Gucci y Hermès. El icónico bolso “Kelly” de Hermès está hecho de piel de cocodrilo.

Mascadas y guantes

A Véronique le encantaba completar su look añadiendo una mascada o pañoleta atada alrededor de su cuello o su cabeza. Aquí se muestran estampados geométricos de colores brillantes de Yves Saint Laurent y Thea Porter. En los años 50, las damas que vestían a la moda, como Véronique, usaban guantes para casi todas las ocasiones elegantes: a la muñeca, si de día y hasta los codos o más allá, para acompañar un vestido de noche.

Sombreros

Estos sombreros son de renombradas casas de alta costura como Balenciaga, Givenchy, Guy Laroche y Saint Laurent, y de diseñadores como Sonia Rykiel y sombrereros como Elvis Pompilio. El sombrero de fieltro negro es emblemático del estilo de Saint Laurent. Una inusual máscara de disfraces firmada por Jean Barthet, uno de los más famosos sombrereros de la década de los 50 tanto en París como en Hollywood.

Joyería

Véronique tenía una gran y diversa colección de joyas de fantasía para combinar las piezas más apropiadas con cada look. Para ello elegía perlas y broches clásicos o piezas más vanguardistas de diseñadores como Céline, BillyBoy y Kenneth J. Lane.

Paris to Hollywood: The Fashion and Influence of Véronique and Gregory Peck is organized by the Denver Art Museum and presented by Joy Dinsdale. Additional support is provided by Bridget and John Grier, the generous donors to the Annual Fund Leadership Campaign, and the residents who support the Scientific and Cultural Facilities District (SCFD). Promotional support is provided by 5280 Magazine and CBS4.

The Denver Art Museum is grateful for the generous funding of the textile art and fashion department by the Avenir Foundation and Nancy Lake Benson.